Hoy me propongo conocer cuales son los sueños de mi padres

Hoy me propongo conocer cuáles son los sueños de mi padres.

In Acciones Diarias de Cambio, Tiempo de Calidad en familia by 360digitalLeave a Comment

Tiempo de Calidad en Familia
Acciones Diarias de Cambio

Hace poco regresaba a casa después de recoger a mis hijos en el colegio, recientemente me mudé a una ciudad más vivible que la capital aprovechando que mi profesión me lo permite, lo que me da la oportunidad de compartir mucho más con mis dos pequeños monstruos como los llamo. El poco tiempo que compartimos en el carro, los empleamos para hablar de lo divino y lo humano. Desde temas intrascendentes e insulsos como la nueva niña del colegio que tiene trastornado a más de uno, hasta profundos y reflexivos, como sucedió aquella tarde.

Ese día nos dio por hablar de nuestros sueños. Los de mis hijos eran grandes, infinitos, al fin y al cabo tienen una vida por delante, como diría mi abuelita, lo que les permite soñar con cosas impensadas. Uno quiere ser más grande que Messi, el otro ser astronauta, ¿por qué no llegar a Marte? hay que tener en cuenta que los dos tienen doce años recién cumplidos. Uno quiere tener una esposa y muchos hijos, el otro, ir por el mundo y más allá. Todo se iba en risas y bromas hasta que me devolvieron la pregunta, ¿tu qué sueño tienes, papá?.

¿tu qué sueño tienes, papá?.

Contestarles que quiero escribir mucho, tener una gran casa en la playa y hasta un velero para ir de puerto en puerto, se les hizo sorprendente. Para ellos, mis sueños debían ser menos grandes, menos de niño, para ellos yo ya soy viejo. Lo que me lanzó de inmediato a mi siguiente pregunta, ¿cuáles serán los sueños de los abuelos?. Los dos estuvieron de acuerdo, ellos están cercanos a la muerte, ¿podrían tener sueños?, ¡ellos ya vivieron lo que tenían que vivir!.

Esa pregunta me quedó rondando en la cabeza, ¿mis papás tienen sueños?, ¿qué esperan de la vida a sus casi ochenta años?, jamás me había detenido a pensar en eso, de hecho, nunca me había formulado una pregunta parecida.

Tanto me afectó, que me propuse averiguarlo y por tal razón, tan pronto como pude he emprendido vuelo a la capital para reunirme con mis viejos. Es increíble que a pesar de tantos años, y me precio de estar pendiente de ellos, todas las noches nos comunicamos pero jamás habíamos tenido una conversación de ese tipo. Para mi, era como pensaban mis hijos, ellos simplemente eran viejos y ya.

Justo en este momento en que estoy escribiendo estas cortas líneas, voy en un avión rumbo a Bogotá. Separé un par de días para estar con ellos donde el tema central será precisamente ese, sus sueños. Y aunque son mis papás, no sé ni siquiera como abordar el tema, mucho menos me quiero imaginar como lo van a tomar. Creerán que estoy enfermo o que algo grave puede estar pasando desde que haya salido con semejante ocurrencia. Sólo sé que me he propuesto averiguarlo y es lo que voy a hacer.

Anuncian que debo apagar el computador porque el avión está próximo a aterrizar, ellos ya me deben estar esperando en el aeropuerto.

Comparte este propósito

Sobre el Autor

Héctor Rodríguez Cuéllar

Twitter

Libretista de televisión, guionista, odontólogo por equivocación, actor frustrado y tenista en los pocos ratos libres. Soñador incansable, actualmente vive en Barranquilla. Huyó del strees de Bogotá y sus trancones para poder estar cerca del mar, su gran pasión y a dónde se escapa cada vez que puede para disfrutar junto a sus dos hijos, esposa y perro.